domingo, 1 de mayo de 2011

# deseamos la sabiduría con toda el alma, y la tenemos cerca de Dios: Él alegra nuestro corazón

Llucià Pou Sabaté
Sábado de la 8ª semana: deseamos la sabiduría con toda el alma, y la tenemos cerca de Dios: Él alegra nuestro corazón

1. El Eclesiástico (51,12-20) acaba con ese deseo de sabiduría: “Por eso te daré gracias y te alabaré, bendeciré el nombre del Señor. Siendo joven aún, antes de ir por el mundo, me di a buscar abiertamente la sabiduría en mi oración, a la puerta delante del templo la pedí, y hasta mi último día la andaré buscando. En su flor, como en racimo que madura, se recreó mi corazón”. El clima de su alma es «la acción de gracias». Notemos que la «sabiduría» se busca «en la oración»... y desde la juventud. Y que esta búsqueda no acaba nunca... Compara la sabiduría a la fina y delicada flor de la viña, promesa del racimo de uva y del vino, promesa de alegría. Me detengo un instante ante esta hermosa imagen: «una flor que alegra el corazón». Dios es así. María cantaba: «¡Mi alma magnifica al Señor, exalta mi espíritu en Dios, mi salvador!». Dios como alegría. Dios como belleza. Dios como apertura y expansión. Dios como fecundidad.

“Mi pie avanzó en derechura, desde mi juventud he seguido sus huellas. Incliné un poco mi oído y la recibí, y me encontré una gran enseñanza. Gracias a ella he hecho progresos, a quien me dio sabiduría daré gloria. Pues decidí ponerla en práctica, tuve celo por el bien y no quedaré confundido. Mi alma ha luchado por ella, a la práctica de la ley he estado atento, he tendido mis manos a la altura y he llorado mi ignorancia de ella. Hacia ella endureceré mi alma, y en la pureza la he encontrado. Logré con ella un corazón desde el principio, por eso no quedaré abandonado”. La sabiduría es pues, a la vez: -una actitud concreta, una conducta vital y moral... «Avanzar por el camino recto... seguir sus huellas...» -una fineza intelectual, un estar a la escucha de la verdad... «inclinar el oído... adquirir enseñanza»... Así pues, la Fe es siempre indisolublemente «adhesión de la mente y del corazón»... y un «estilo de vida» que atañe a todo el ser. Vemos también la idea de «progreso», la sabiduría es una realidad viva que se desarrolla o vegeta. «Caminando se hace camino». Practicando la sabiduría, ejerciéndola, se la hace crecer. Y para un judío la Ley era la estructura misma de la vida: la voluntad de Dios, expresada en los detalles concretos de cada día, es fuente de sabiduría. Y así alcanzar paz, paciencia… Admirable fórmula cuando dice: “he logrado dominar mi corazón”. ¡Si fuera esto verdad, Señor! (Noel Quesson).

2. El Salmo (19,8-11) canta: “La ley de Yahveh es perfecta, consolación del alma, el dictamen de Yahveh, veraz, sabiduría del sencillo. Los preceptos de Yahveh son rectos, gozo del corazón; claro el mandamiento de Yahveh, luz de los ojos. El temor de Yahveh es puro, por siempre estable; verdad, los juicios de Yahveh, justos todos ellos, apetecibles más que el oro, más que el oro más fino; sus palabras más dulces que la miel, más que el jugo de panales”. La Palabra de Dios no es una doctrina aburrida, sino palabra viva dicha para iluminar y transformar todos los instantes de nuestra vida.

3.- Marcos (11,27-33) continua con la escena de ayer: Jesús expulsando a los mercaderes y cambistas del Templo, las autoridades, alborotadas por un gesto tan provocativo, envían una delegación a pedirle cuentas de con qué autoridad lo ha hecho. Jesús no les contesta, sino que a su vez les propone una pregunta. Cuando él ve que no hay fe, o que hay doblez en la pregunta, considera inútil dar argumentos. A veces se calla dignamente, como ante Caifás, Pilatos o Herodes: “Vuelven a Jerusalén y, mientras paseaba por el Templo, se le acercan los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos, y le decían: «¿Con qué autoridad haces esto?, o ¿quién te ha dado tal autoridad para hacerlo?» Jesús les dijo: «Os voy a preguntar una cosa. Respondedme y os diré con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿era del cielo o de los hombres? Respondedme.» Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: "Del cielo", dirá: "Entonces, ¿por qué no le creísteis?" Pero ¿vamos a decir: "De los hombres?"» Tenían miedo a la gente; pues todos tenían a Juan por un verdadero profeta. Responden, pues, a Jesús: «No sabemos.» Jesús entonces les dice: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»” Podemos meditar: ¿estoy dispuesto a avanzar, a cambiar algo, a dejarme "interrogar" por Jesús? Los responsables del orden sagrado, los representantes de la ciudad y el templo; vienen para interrogar a Jesús sobre su autoridad y sobre su forma de hablar y de criticar las estructuras que durante años y siglos habían sustentado la vida de los judíos y que hacían de ellos un grupo muy importante y los únicos incluidos en el amor de Dios. El texto de hoy nos presenta la controversia sobre la autoridad, suscitada entre Jesús y los notables del pueblo y en relación al pasaje anterior sobre la expulsión de los mercaderes del templo. Pareciera que Jesús se resistiera a responder y a dar razón de parte de quién hablaba; no quiere situarse en el plano que ellos quieren situarlo, por eso toma distancia. En términos taurinos, “no entra a trapo”… Para Jesús no es importante dar razón en nombre de quién está hablando. Como sí lo era para sus adversarios.

A Jesús lo acompaña el testimonio de su propia vida, la coherencia entre su palabra y las actitudes que asume frente a los demás. En cambio, para ellos era necesario el “respaldo de la institución”. Jesús la pone en ridículo cuando se niega a responder de parte de quién hablaba. Con su actitud, Jesús dejó ver que no es necesario hablar en nombre de una institución, ya que la misma vida ratifica lo que predica o condena. Es importante la verdad, el bien, la libertad. La dignidad: responde directamente: el bautismo de Juan es de perdón de los pecados y sólo el que busca el perdón de Dios puede entender el Evangelio. De esta manera Jesús quiere llevar a las autoridades religiosas y civiles al auténtico camino que conduce a la salvación. En cambio ellos no responden, los jefes supremos, los que dictan las sentencias enmudecen por miedo a la opinión del pueblo. Por eso, para no generar controversia, responden: "no sabemos". No quieren asumir el tema y sus implicaciones porque ello significaría acoger el mensaje de Jesús. De esta manera es evidente la respuesta de Jesús: "pues yo tampoco puedo decirles con qué autoridad hago esto". Asumamos la misma actitud de Jesús, quien fue capaz de sustentar su palabra con la vida, y fue capaz de enfrentarse a los poderes de su tiempo y de buscar nuevas alternativas capaces de generar una sociedad nueva. Esta nueva sociedad pone sus bases en la defensa de la vida y de la justicia, en torno al Dios y Señor de la historia (servicio bíblico latinoamericano).
  • A Rue Bacruz y Cristina Llano les gusta esto.
    • Jose Angel Reyes Flores mateo21-23 Cuando llegó al templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le preguntaron:
      --¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te dio esta autoridad?[p]
      05 de marzo a las 17:37 ·
    • Rue Bacruz Oh Dios, gracias,cuida y bendice a tus sacerdotes,es tu rebaño quien sigue aqui alimentando a tus pequeños......soy una de ellas.
      05 de marzo a las 19:32 ·
    • Yvette Camou
      Al preguntarle a Jesús "¿Con qué autoridad hablas?", sabían que tenían a alguien coherente en obras y palabras, que daba testimonio. Loque sucedía es que no querían escucharlo. Podía más la soberbia. Era mejor interrumpirlo y no dejarlo hablar. También se ve el respeto humano, tienen miedo a lo que otros vayan a pensar de ellos, es muy fácil responder "no sabemos". Esta frase no indica humildad, en este contexto. La institución para ellos esla Ley, sobre la ley justificaban todo, hasta el hecho de crucificar a un inocente fuera del atrio, para no violar ni una sola letra de la ley. Les hizo una pregunta muy clara y los pone en el dilema de no poder contestar la verdad. Oremos al Señor para que nosotros no le cerremos nuestro corazón, no cuestionemos su naturaleza divina ni mucho menos su Amor.
      05 de marzo a las 22:35 ·
    • MCarmen Calderón Berrocal Se habla con palabras, con gestos y con hechos, pero para actuar hay que tomar distancia, no sentirse en el problema, nosotros no somos eso, hay que salir del tema, mirarlo desde fuera, desde la altura, desde la distancia, aunque cueste, si no estaremos sucumbiendo y el problema nos arrastrará.

      Jose Angel Reyes Flores
      porque la palabra de el señor es recta
      fieles son todas sus obras
      6 Las palabras del Señor son puras,
      son como la plata refinada,
      siete veces purificada en el crisol.
      »Toda palabra de Dios es digna de crédito;
      Dios protege a los que en él buscan refugio.
      1 Después de esto, la palabra del Señor vino a Abram en una visión:
      «No temas, Abram.
      Yo soy tu escudo,
      y muy grande será tu recompensa
      El Señor es sol y escudo;
      Dios nos concede honor y gloria.
      El Señor brinda generosamente su bondad
      a los que se conducen sin tacha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada