miércoles, 8 de junio de 2011

En la parroquia de Monserrat de Granada

Me comentan:

En la parroquia de Monserrat de Granada, hay una Señora que acude a Misa con su perro. Se queda en el último banco. Otra Señora le llamó la atención. Responde la de la mascota que, su perro está más educado que cualquiera de los que asisten a Misa. ¡Y se queda tan a gusto! El colmo, cuando va a comulgar, le encarga a la que tiene a su lado cuidar del perro. Lo mismo piensa, de quien está dentro del Sagrario, que es algo así como un cromo en vez de Jesús Sacramentado. ¡Que poco respeto!

Los edificios sagrados son las casas de Dios, símbolo de la Iglesia que vive en aquel lugar e imagen de la morada celestial. Son lugares de oración, en los que la Iglesia celebra sobre todo la Eucaristía, y adora a Cristo realmente presente en el tabernáculo.

Los lugares principales dentro de los edificios sagrados son estos: el altar, el sagrario o tabernáculo, las crismeras o vasos sagrados donde se conservan el santo crisma y los otros santos óleos, la sede del obispo (cátedra) o del presbítero, el ambón, la pila bautismal y el confesionario.

Las Iglesias son los lugares en donde celebran la liturgia los cristianos, que se convierten por la acción del Espíritu Santo en templos del Dios vivo. Que yo sepa no hay ningún perro, cristiano y que además sea templo de Dios vivo. De aquí se desprende que no hay lugar para los perros dentro de los edificios sagrados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada