lunes, 11 de julio de 2011

DOLOR DE LOS PECADOS

Lo llamó Moisés, porque lo había sacado del agua; cuando creció, fue adonde estaban sus hermanos.

Humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.

El día del juicio le será más llevadero a Tiro y Sidón y a Sodoma que a vosotras.

A pesar de los muchos milagros que el Señor realizó en ellas, algunas ciudades no hicieron penitencia.

También Jesús pasa a nuestro lado.

Frutos que produce la contrición en el alma.

Pedir el don de la contrición. Obras de penitencia.
e-aprendernet.blogspot.com
Martes de la 15ª semana de Tiempo Ordinario: Dios se apoya en el débil para hacer obras grandes, escucha la voz del pobre y del oprimido y lo salva, él es amigo del humilde
Hace 30 minutos · · ·
  • Te gusta esto.
    • Miguel Pons Morito La foto: Se trata de la casa de Pedro y la Iglesia construida sobre ella. La comunidad cristiana de Cafarnaún tenía un miramiento especial por la casa de Simón Pedro. Bien pronto esta casa pasó a ser "la casa" de los seguidores de Jesús. En realidad, la redescubierta casa de Pedro nos ofrece el primer ejemplo en el mundo cristiano de una domus - ecelesia (casa - iglesia). Las razones especiales de esta elección pueden encontrarse, en los Evangelios mismos. Fue el propio Jesús quien escogió esta casa como su hogar de Cafarnaún. Y Cafarnaún es ciudad de Jesús y la casa de Pedro casa de Jesús.En los Evangelios, existen numerosas citas relativas a la casa de Pedro. He aquí algunos pasajes: Marcos 1,29-39: 29 Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. 30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella. 31 Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles. 32 Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados; 33 la ciudad entera estaba agolpada a la puerta. 34 Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían. 35 De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración. 36 Simón y sus compañeros fueron en su busca; 37 al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.» 38 El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.» 39 Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios.
      Texto del Evangelio (Mc 2,1-12): Entró de nuevo en Cafarnaum; al poco tiempo había
      corrido la voz de que estaba en casa. Se agolparon tantos que ni siquiera ante la puerta
      había ya sitio, y Él les anunciaba la Palabra.
      Y le vienen a traer a un paralítico llevado entre cuatro. Al no poder presentárselo
      a causa de la multitud, abrieron el techo encima de donde Él estaba y, a través de la
      abertura que hicieron, descolgaron la camilla donde yacía el paralítico. Viendo Jesús la
      fe de ellos, dice al paralítico: «Hijo, tus pecados te son perdonados». Se habla aquí, una vez más, de la casa de Pedro. La expresión griega "en oikoi" se puede traducir tanto "en una casa" como "en (su) casa". La curación del paralítico ocurrió por lo tanto en la casa de Pedro. El descenso del paralítico, a través del techo levantado, no resulta extraño en la contextura de los barrios habitados de Cafarnaún, donde las viviendas de una planta se cubrían de techumbres ligeras, a las que se subía por unos peldaños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada